• » Inicio

Miguel de Cervantes & Don Quijote de la Mancha

Miguel de Cervantes SaavedraCuatrocientos años despues, Miguel de Cervantes sigue entre nosotros, ya sea desde el ámbito público o desde la iniciativa privada, el IV Centenario de la muerte del escritor hace renacer nuestra pasión por el personaje, por el escritor y por su obra.

Miguel de Cervantes Saavedra es en definitiva, hijo de un sangrador en Alcalá de Henares, soldado en la batalla de Lepanto, cautivo en Argel, comisario de abastos en Sevilla, observador de caminos en la Mancha y, sobre todo, autor de una de las obras más universales: "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Macha".

Cervantes nació en Alcalá de Henares un 29 de septiembre de 1547, falleciendo en Madrid el 22 de abril de 1616. Esta considerado la máxima figura de la literatura española. Su obra Don Quijote de la Mancha, es el libro más editado y traducido e la historia, sólo superado por la Biblia.

Su magisterio ha sido reconocido por la inmensa mayoría de los prosistas posteriores: Dostoievsky, Galdós, García Márquez, Kundera, Torrente Ballester, etc. La difusión alcanzada por El Quijote no conoce fronteras lingüísticas y su trascendencia va más allá de culturas. Basta con referirse a "la lengua de Cervantes" para significar la grandeza del castellano.

Don Quijote de la Mancha

Portada de Don Quijote de la Mancha. Edición 1605.El Quijote representa la más alta cima de la creación literaria cervantina y se sitúa a años luz de su poesía, de su teatro e incluso de las demás novelas largas, La Galatea y el Persiles incluidas. Aunque él gustara de ofrecérnoslo como "la historia de un hijo seco y avellanado", acaso concebida en la "cárcel", está considerado, a ciencia cierta, como la primera novela universal de todos los tiempos.

Considerado en su conjunto, el Quijote ofrece una anécdota bastante sencilla, unitaria y bien trabada: un hidalgo manchego, enloquecido por las lecturas caballerescas, da en creerse caballero andante y sale tres veces de su aldea en búsqueda de aventuras, siempre auténticos disparates, hasta que regresa a su casa, enferma y recobra el juicio. Sin embargo, el conjunto de la trama no está diseñado de un tirón, sino que responde a un largo proceso creativo, de unos veinte años, un tanto sinuoso y accidentado: cabe la posibilidad de que Cervantes ni siquiera imaginara en los inicios cuál sería el resultado final.

Pueden distinguirse, por tanto, tres momentos creativos claramente delimitables:

I) Novela Ejemplar. Basada en el Entremés de los romances comprendería los siete primeros capítulos de la primera parte. Eso explicaría la caprichosa división en capítulos, cuyos títulos (sobre todo, 3-4 y 5-6) entrecortan lo que parece una redacción de corrido.

II) El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Tras ese arranque, la incorporación de Sancho, el manuscrito árabe y la invención de Cide Hamete se aprovechan para ampliar las locuras quijotescas hasta llenar los cincuenta y dos capítulos, repartidos en dos salidas. Esta primera parte deja entrever la posibilidad de la continuación, aunque no estaba en la cabeza de Cervantes.

Escena de una de las aventuras de Don Quijote de la Mancha

III) Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha. Aunque el Quijote no estaba concebido como primera parte, su éxito explica esta continuación, ahora perfecta y pacientemente diseñada como tercera salida, sin perder nunca de vista el trazado del primer tomo. El Cervantes que redacta la segunda parte (1615) es más viejo, ha madurado vital y literariamente, sin ganas de jugar, ha visto triunfar la primera parte, que ha sido criticada e imitada.

De resultas, el conjunto queda perfectamente homogeneizado y, asombrosamente, Alonso Quijano acaba muriendo al final de la segunda parte en el mismo "lugar de la Mancha" del que partió al comienzo de la primera, después de haber trazado un periplo vital tan disparatado como coherente. En definitiva: ¡¡Una obra maestra!!

¿Cómo suena Cervantes?

 

¿Conocemos a Miguel de Cervantes?

Retrato atribuido a Juan de Jáuregui.Aunque existen retratos de Miguel de Cervantes (en la parte derecha un retrato atribuido a Juan de Jáuregui), el más fideligno que conocemos se debe a su propia pluma, con la que trazó su "rostro y talle", en el prólogo de las Novelas Ejemplares:

"Este que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos estremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha, y del que hizo el Viaje del Parnaso, a imitación del de César Caporal Perusino, y otras obras que andan por ahí descarriadas y, quizá, sin el nombre de su dueño. Llámase comúnmente Miguel de Cervantes Saavedra. Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros, militando debajo de las vencedoras banderas del hijo del rayo de la guerra, Carlo Quinto, de felice memoria".

El legado de Cervantes y Don Quijote

Extracto de la entrevista del periodico digital: http://www.ultimahora.com

Para el escritor y periodista Bernardo Neri Farina (Premio Lidia Guanes 2014) "ningún escritor que se precie puede dejar de leer a Cervantes, específicamente Don Quijote", porque no leer a Cervantes "significa una especie de analfabetismo literario", continua: "Cervantes es la piedra fundamental en la estructura moderna del idioma castellano y con Don Quijote abrió el camino para la existencia de una literatura sólida en dicha lengua".

En esa novela, en palabras de Farina, "su autor abarcó los grandes temas de la novelística que hasta hoy se desarrollan, entre ellas el amor, la muerte, los sueños, la decadencia, las debilidades humanas, los delirios, la locura cuerda y la cordura loca, la fuerza de la voluntad, el humor y la ironía exquisita".

"Don Quijote y Sancho Panza son casi escuelas prototípicas del ser humano y son modelos que continúan hasta hoy", dijo y reiteró que Cervantes fue el fundador de la novelística moderna en lengua castellana.

"A partir de Don Quijote se desarrolló todo y alrededor de esta obra, en buena parte, se sigue desarrollando todo. Cervantes nos demostró que la imaginación no tiene límites en la literatura para describir y transcribir la realidad que circunda al ser humano", puntualizó.

En este año se conmemora el 400 aniversario del fallecimiento del autor del Quijote, un libro donde se expone una realidad ante las hazañas de los caballeros andantes. Mejor explicado tal y como termina el Quijote:

Pues no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías, que, por las de mi verdadero don Quijote, van ya tropezando, y han de caer del todo, sin duda alguna. Vale.

Firma de Miguel de Cevantes Saavedra